Primeras prácticas de quinto.

Las prácticas son una grandísima herramienta para aprender (si las aprovechas o si tus tutores clínicos se involucran en su docencia) aunque también pueden ser la mejor manera de perder el tiempo: o no (si tienes la sensación de que estás perdiendo el tiempo, será porque hay algo que no funciona bien. Por lo tanto, podremos aprender los errores e intentar solventarlos, bien como estudiantes o bien en un futuro como docentes).

Mis primeras prácticas de este curso fueron las de Bioquímica Clínica. Me quedé perpleja aquella mañana en la que el profesor estaba presentando la asignatura y nos dijo que las prácticas de dicha asignatura serían unas horas de “excurisón por los laboratorios del hospital”. Tal que así: ex-cur-sión.

El objetivo era conocer un laboratorio. No sé, llevo ya cinco años de carrera y he pasado por laboratorios en las asignaturas de Bioquímica y Biología Molecular, Bioquímica Humana, Biología, Microbiología, Fisiología… Pues nada. Esto es lo que pasa por no integrar bien los planes de estudio.

Sigamos con las matizaciones de “excursión”. Tenía que ser una “excursión” porque ¡cómo nos iban a hacer más partícipes de las actividades de los laboratorios si eso es lo que hacen los R1! Así que nada, como si de una visita en el colegio o en bachiller se tratase, pasamos media mañana en el edificio de laboratorio viendo las fases pre-analítica, analítica y post-analítica por las seis plantas del edificio de laboratorios.

ImagenImagen de: http://commons.wikimedia.org

Mis otras prácticas fueron las de Psiquiatría Infantil. La Psiquiatría no termina de convencerme, pero después de las prácticas, me di cuenta que la Psiquiatría Infantil menos aún. Dicha práctica consistía en ir una mañana al departamento de Psiquiatría puesto que allí mismo es donde se encuentran las consultas. En este caso, los alumnos sí fuimos un poco más partícipes.

ImagenImagen de: http://www.alasombradelatorre.com

Nuestra labor residía en hacerle una entrevista clínica a las madres (los padres no aparecieron ese día) preguntándole acerca del desarrollo de sus hijos y después, mientras las demás compañeras seguían con la entrevista, mi compañera y yo jugábamos (o intentábamos jugar con el niño observando sus deficiencias y las características de la enfermedad). Sólo vimos esa mañana a dos niños y ambos tenían autismo. Antes de irnos, teníamos que elaborar un pequeño cuadernillo resumiendo la entrevista clínica y los aspectos más característicos que habíamos observado en el niño.

Con las prácticas de Pediatría del curso pasado me di cuenta de que no estaba mal tratar con niños, pero tras la mañana en este departamento, me di cuenta de que tengo un límite.

Psiquiatría descartada como futura especialidad.

ImagenImagen de: http://autismodiario.org

Las últimas prácticas que he tenido, me han encantado en su mayor parte. Han sido las prácticas de la asignatura de Patología Médica del Sistema Endocrino, Reumatología, Nefrología y Sistema Nervioso. Dentro de los diversos servicios a los que podíamos ir, nos brindaban la oportunidad de hacer una lista de preferencias y justamente me tocó mi primera opción: UCI. Han sido cuatro semanas muy enriquecedoras (cuatro semanas que se reducen a ocho días: lunes y martes de 9:30-14:00 más o menos).

El primer día nos repartieron a todas las alumnas por las diferentes unidades. A mí me tocó la Unidad A del Hospital General. Mi tutor clínico me dejó a cargo de las residentes (en parte, mal por su parte porque él cobra por ese trabajo mientras que a las residentes no les pagan ningún plus salarial por tener a su cargo a estudiantes de medicina a los que enseñarles). Pero bueno, por otra parte ha estado genial porque han sido ellas las que se han volcado en mi aprendizaje. He explorado a pacientes con ellas, hemos comentado casos, tratamientos, cuando ha habido pacientes a los que se les ha dado el alta en UCI, hemos seguido su evolución por la intranet… me han hecho partícipes de su experiencia y de su trabajo. He estado tan a gusto que saqué tiempo de debajo de las piedras para irme con ellas a una guardia por la tarde.

También he de decir que no he tenido peor práctica que la de la Unidad B de UCI de Traumatología en la que el primer día nuestro tutor asignado estaba saliente de guardia y nadie más se ocupó de nosotros como que al día siguiente, dicho médico pasó totalmente de mi compañera y de mí.

Su docencia se resume en que “esperar también es formación”: esperar a que algún día termine de colocar el cartucho de tinta, esperar mientras hace un doopler y teniendo al alumnado dentro del box como si fuese un perchero, esperar a que se dignen a echarte una mínima de cuenta.

Eso sí: no toques las historias para informarte de la patología de los pacientes, no te firmarán la ficha el día que él mismo faltó habiendo compañeros que afirman que estuviste allí preguntando por él porque él mismo no puede corroborar que eso sea verdad.

Eso sí, está perfectamente bien discutir con otro colega el tratamiento de la paciente en la cara de la paciente y decir que no vas a administrar tal fármaco o tal otro porque “ya no tiene solución”. Muy fuerte señores. Viva la educación, el respeto y la humanidad.

Total, que cada vez que volvía a mi taquilla para cambiarme e ir a casa, pasaba por la Unidad A de la UCI del General y me encontraba con las residentes con las que tan buena experiencia había tenido. Y ellas me decían que no me lo pensase, que si tenía que seguir haciendo prácticas y me iban a tratar así, que me fuese con ellas. Y sin pensármelo, eso hice. La última semana, me fui con ellas otra vez.

No entiendo el comportamiento de algunos médicos respecto a la docencia. Espero que cuando yo lo sea, siga acordándome de esta etapa y me vuelque en los estudiantes.

 

Y por último, mañana comienzo las que serán las últimas prácticas de este cuatrimestre: las de la asignatura de Patología Quirúrgica de Sistemas Endocrino y Mama. Traumatología y Ortopedia. Maxilofacial. Urología. En concreto, me han tocado otras cuatro semanas en Traumatología. Me han comentado que el tutor clínico que tengo asignado se dedica única y exclusivamente a fracturas. Así que ya veremos cómo se me dan las prácticas. También me han dicho que se vuelca mucho con los pacientes y que es gaditano jajajaja.

A ver qué nos depara este último mes.

Imagen

Imagen de: http://es.m.wikipedia.org